Las autoridades europeas han seleccionado el proyecto Transcreativa, liderado por Sinnergiak Social Innovation, entre los proyectos elegidos dentro de la convocatoria SUDOE de Interreg. Transcreativa es un proyecto europeo para la creación de empleo joven en el sector de las industrias culturales y creativas.
El proyecto que acaba de ser seleccionado reúne a socios de la región de Aquitania (Francia) y de Coimbra (Portugal) junto a la representación vasca en la que, además de Sinnergiak, toman parte Tecnalia y la Capitalidad Cultural Europea Donostia 2016. La representación aquitana está compuesta por BEM-Bordeaux Management Schoool, ESTIA ( Ecole Supérieure des Technologies Industrielles Avancées) y ANTIC-Agence Pays Basque NTIC. Por el lado portugués forman parte del consorcio el IPN-Instituto Pedro Nunes de Coimbra, La Camara Municipal de Coimbra y la Universidad de Coimbra. El propósito general del proyecto TRANSCREATIVA es el de posicionar las Industrias Culturales y Creativas (ICC) del espacio SUDOE como una buena práctica europea capaz de compaginar desarrollo económico (transferencia de tecnología) con cohesión social (jóvenes en desempleo).
Las Industrias Culturales y Creativas se refieren a aquellas industrias que combinan la creación, la producción y la comercialización de contenidos creativos intangibles que pueden tomar la forma de un bien o servicio. Están basadas en la creatividad (individual y colectiva) y tienen un potencial de creación de riqueza y empleo a partir de la combinación de talento, tecnología y clusterización. Las ICC comprenden: diseño, publicidad, arquitectura, artesanía, moda, medios audiovisuales (cine, video, televisión, etc.), video juegos, música, artes escénicas, patrimonio cultural y publicaciones. En la actualidad se trata de un sector que ha permanecido “oculto” a las estadísticas y políticas de innovación y que sin embargo tiene un potencial de desarrollo regional relevante.
Entre los principales resultados, se espera que al cabo de sus 26 meses de duración, Transcreativa genere los siguientes efectos: – Creación de polos creativos regionales y un “hub” virtual como clúster interregional de innovación que agrupe jóvenes, empresas, instituciones, universidades y agentes tecnológicos. – Transferencia de tecnología que permita mejorar la competitividad del sector de las ICC. – Capacitación de jóvenes en competencias emergentes. – Creación de nuevas empresas de base tecnológica y cooperativas creativas. – Difusión del proyecto como buena práctica europea de desarrollo regional con cohesión social – Recomendaciones de políticas públicas para el impulso de las ICC como sector innovar y creador de empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *